Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 febrero 2005

Lluvia en Barcelona

Hoy llovía en Barcelona (suele pasar en cuanto me aliso el pelo).

La gente estaba algo melancólica, el tráfico denso, los taxistas habladores. Los taxistas colombianos, susceptibles.

Me tengo por una persona educada. Fuí poco al cole, vivo en un barrio de mierda, pero por sentido común creo que soy educada y sobre todo respetuosa. Sin embargo, los días de lluvia la gente se pone rara.

Me subo al taxi y le digo al tipo adónde voy. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

Pesaba cuarenta y tres kilos y tenía 15 años. En aquél momento me hubiese ido con la primera criatura de la Tierra que me hubiera susurrado al oído que me quería, y así fué.

Lo triste de amar sin calibrar qué tipo de amor es el que sientes hacia el otro, es que crees estar correspondiendo adecuadamente. Pero a esa edad, lo más normal es que deambules ciega y equivocada.

Un tiempo después, cuatro o cinco años, se fueron presentando cosas no muy agradables pero sí bien disfrazadas, y recuerdo que me apretaba como un vacío constante en la parte donde se halla el corazón, una agitación que me llevaba a tener sólo ganas de tocar, tocar y tocar. Abrazar a mi hijo y tocar. Jugar con él a chutar cajetillas de tabaco arrugadas y tocar. Mirar las ilustraciones de mi colección de cuentos clásicos y tocar. Meterme en la cama con mi nene, verlo dormir un rato, besarlo en la carita, dar gracias por su existencia, y tocar.

Desenchufada para no hacer apenas ruido, dórica arriba me preguntaba cómo iba a poder deshacerme de aquél desastre. Mixolidia abajo me convencía de que algún día me atrevería a escapar.

Y así fue. Porque a veces las cosas que deseamos pasan, a pesar de todo nuestro miedo.

Read Full Post »

Zapatos y razones

Creo que una de las cosas más sentidas que tenemos las personas son los zapatos.

Porque aún estando en lo más cercano al suelo de nuestros cuerpos, hablan de nosotros. Porque si nos duelen no vamos a ninguna parte, o si vamos, estamos de mal humor. Porque ese par de útiles con cordones nos soportaron através de un montón de caminos, nos acompañaron en las duras y en las maduras, y cada pasito que dimos en la vida fue de ellos también.

Hace tiempo era un drama para mí desprenderme de un par de zapatos viejos. No podía. Me daba un nosequé meterlos en el cubo de la basura y decirles adiós. De repente me asaltaban imágenes de las calles empedradas por donde habíamos caminado sin prisa, el viaje ruinoso de aquél año bisiesto a Madrid, Pearl Jam inolvidables en el Palacio de los Deportes, las goteras del local de ensayo, los temas que salieron mientras el pie izquierdo actuaba de metrónomo. Y ellos conteniéndome siempre, sin más problema. (más…)

Read Full Post »

Ramón Sampedro y sus cosas

"Un ser humano que tiene una tetraplejia no puede llevar una vida plena, sino tan sólo un sucedáneo de vida, una humillante esclavitud, y siente un sufrimiento, en su caso moral, intolerable."

"Las terapias de rehabilitación, utilización de sillas de ruedas, actividad social etc. no son más que engaños de los médicos y la sociedad para llevar una vida que no es digna."

"La única salida válida es la curación. La curación es imposible. Yo no quiero ser una cabeza viva en un cuerpo muerto y llevar una vida indigna." (más…)

Read Full Post »

Memorias perdidas

Una vez pasó, en mi antiguo domicilio, que necesitamos un arquitecto. Buscamos un poco y encontramos a uno. Era uno cualquiera, no lo conocíamos de nada. Como la presidenta de la comunidad era yo en esos momentos, era conmigo con quien había de tratar casi todos los temas, y tuvimos citas para aburrir.

Parece ser que al tipo nadie nunca le preguntaba nada de cómo se hacían las casas. Por el contrario, a mí me gustaba mucho saber, porque en cuanto demostraba interés por algo, se ponía y dibujaba una. Una casa entera, una parte, una azotea, una habitación. (más…)

Read Full Post »