Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 agosto 2005

EUSEBIO Y SU MAMÁ

Un cuento de Graciela Montes

Hay que reconocer que Eusebio y doña Gabriela llamaban la atención en Punta Alta. Sobre todo cuando tomaban el colectivo para ir a la escuela.
Y llamaban la atención porque Eusebio era un pingüino, un pingüino de Magallanes, de espalda negra, pechera blanca y collar doble, y doña Gabriela era una maestra, una maestra de música de cara grande, ojos chiquitos y rodete alto. (más…)

Read Full Post »

Desde la ventana de mi cocina

Esto es lo que se veía hace un rato desde la ventana de mi cocina:

(más…)

Read Full Post »

La diferencia

Hace días que estoy aburrida de levantarme de la cama y tropezar con todo. De llegar al baño y encontrar ropa tendida, que no fue tendida por mí.

De la amenaza de escaras.

Volví a leer cuentos que hace tiempo no leía, para recordarme que es posible vivir más vidas sin salir del cuarto. Y me hice fotos, muchas fotos, para divertirme con poca cosa y aligerarme en la medida de lo posible. (más…)

Read Full Post »

Haciendo amigos

Vean cómo a los futuros hombres de ciencia les pueden los humanos con rueditas de colores en los laterales:

Bernat fascinado por los adminículos mecánicos

Read Full Post »

La versión de Hopita

Retrato de Chica Murciélago por Esperanza

Si tocan en esta palabra (sí sí, en ésta también), llegarán a la casa de Hopita.

Por favor, conozcan a Chico Globo y a su peligrosa amiga, a Robotita, al Mago Zoltán, a Dos Cabezas, a Niñagato y a Chicoperro, a Tímido, a Chicosolo…

(Les advierto que el blog de Esperanza es una caja de cartón llena de tesoros. Ustedes sabrán qué hacer).

Read Full Post »

Determinación

Recuerdo un día -hace mucho de ésto- reunidos en un banco de la plaza central, junto a algunos amigos, Pancho dijo en su media lengua: "La vida para mí es un delirio impostergable."

Lo decía mientras miraba el cielo por entre el follaje de los árboles, como si quisiera bebérselo de un solo trago.

Esto lo contaba un amigo de Pancho Galíndez en un foro. Lo encontré intentando rescatar unos poemas suyos que me envió Bernardo hace tiempo, y que desaparecieron de mi disco duro junto a cientos de emails. Me pareció tan real esa concepción de la vida, que me la traje hasta aquí para tenerla cerca mío.

Read Full Post »