Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 octubre 2005

Optimista, el hombre

—¿La silla también viaja? —me pregunta un taxista este mediodía cuando termino de subirme a su coche.

—¿A usted qué le parece? —le digo—, ¿cree que va a obrarse algún milagro durante el trayecto?

 

Anuncios

Read Full Post »

Bastardeando

Mi madre tuvo, durante un montón de años, un amante que era agente del CESID. El típico personaje que dice tener una mujer enferma mental recluida en un sanatorio y que por eso no puede casarse de nuevo.

Era un tipo que venía todos los domingos a almorzar a mi casa y charlaba conmigo, pero sólo conmigo, en la sobremesa. Uno que me revisaba las libretas del colegio para ver si tenía los deberes hechos y si era así, me regalaba un billete de cien pesetas nuevito, recién salido de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. (más…)

Read Full Post »

Así es. No considero que sea mala suerte ni nada, es sólo que me doy cuenta de que este tipo de cosas, si tienen que pasar, nunca le pasan a otro.

Bueno, cuento el caso de ayer y ya me dirán si lo mío no da para el análisis.

Estábamos con Xavi y una pareja de amigos cenando en un restaurante horrible de comida horrible. No entramos allí por gusto sino porque no nos quedó otro remedio, pero eso es otra historia. Viene una chica a tomar nota de lo que queríamos para beber y le pido una Coronita. Me dice entonces que no tiene Coronita, que es Sol, y yo le digo que vale, que no hay problema. (más…)

Read Full Post »

Hasta pronto

¿Nunca les pasó querer describir algo y que por más que ponían palabras, una detrás de la otra, no conseguían explicar nada?

A mí sí. Ahora mismo me está pasando.

Es como sufrir una especie de parálisis del intelecto, como constituir un punto de partida que no es tal porque no llegas a comenzar ningún viaje. Es como quedarte en el quicio de una puerta eternamente, sabiendo que la tristeza va a empezar a empaparte los pies de un momento a otro. Querer explicar por qué sientes el corazón aumentado de tamaño y no hallar el mecanismo adecuado para hacer partícipe al resto del mundo.

Pero las mejores despedidas siempre fueron así, silencios que se prolongan de forma indefinida, que te dejan diciendo adiós con la manita en una calle cualquiera sin otorgarte un territorio de certeza, sólo días y horas felices agazapados entre la boca del estómago y la memoria.

Read Full Post »

Madre ya había sido antes

Me acuerdo que el día que fui madre era martes. Aunque en realidad, MADRE ya había sido antes, unos pocos meses antes, cuando decidí que mi hijo iba a nacer a pesar de las caras de culo que me brotaron alrededor como repollos en un campo de margaritas.

Tenía un poco de miedo porque a los quince años imaginar que te va a crecer la panza hasta el infinito, da cosa, pero me animaba pensando que para el momento del parto ya habría cumplido dieciséis y la diferencia la notaba grande y poderosa. Nadie me lo había asegurado, pero yo intuía que con dieciséis una podía parir como la gente y no asustarse de nada. (más…)

Read Full Post »