Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 enero 2006

Vaga a conciencia

¿Por qué la gente escribe raro?

No tengo ni idea.

Hace ya bastante tiempo, cuando alguien me regalaba un libro y la cosa empezaba complicada, me quedaba ahí frente al ejemplar abierto y las palabras difíciles, esforzándome toda yo: "Esto debe querer decir algo", pensaba. Y continuaba así, en esa postura incómoda durante mucho, mucho rato, tratando de convencerme a mí misma: "Esto quiere decir algo, fijo".

Pero ahora ya no me pasa. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

Esta historia que voy a contar ahora es sólo para niñas de 5 a 8 años.

Bueno, en realidad puede servir también para niños; pero en ese caso, niños de 6 a 9 exclusivamente. Todas las demás personas, animales o plantas, por favor tápense las orejas o, en su defecto, cierren fuerte los pétalos.

Igual que todas las historias del mundo, ésta tiene (faltaría más) un principio; y éste principio habla de una niña que nunca quería irse a la cama a la hora de dormir. Su papá y su mamá, que eran gente educada y les molestaban mucho los ruidos a partir de las diez de la noche, ya no sabían qué hacer para que su pequeña se metiera entre sábanas. (más…)

Read Full Post »

39 Grados

Casi nada pasaba cuando Tristán salía a la calle. El mundo dormía y el oxígeno flotaba por encima de los tejados resistiéndose a bajar. Mientras, el sol quemaba fuerte y decidido, y Tristán se sentaba en el tranco de la puerta donde —estaba seguro— alguna vez sucedería algo.

Era verano y Tristán tenía un pie en el abismo. En dos semanas cumpliría doce y comprendía que la hora de la siesta no era más que el invento de un tirano. No había nadie en la acera ni en los portales; nadie en la calzada, nadie en la pendiente. Ni un mínimo ruido de motor o de pájaro, sólo leves sombras que se deslizaban en picado desde los edificios. (más…)

Read Full Post »

Ayer fui a que me hicieran una mamografía y tuve suerte. Generalmente tardan cuatro días en dar el resultado, pero como la mujer que manejaba la máquina de los rayos equis era compasiva, me dijo que hablaría con el doctor para ver si le venía bien mirar lo mío ya, y así podría llevarme las placas y el informe, y no tendría que regresar a buscarlos más adelante.

Al cabo de unos pocos minutos, aparece el radiólogo en el pasillo, me llama por mi nombre y me hace entrar en la consulta. Yo creí que sería para solventar algún tema burocrático o similar… pero no, me dice que me saque el suéter, me embadurna la teta izquierda con un gel transparente que estaba bastante frío, me aplica un aparato de esos como los que usan cuando estás preñada y te hacen una ecografía, y dice:

—Ajá, aquí está el quiste. (más…)

Read Full Post »

Meme enfermizo

Esto me lo chivó dvd el viernes pasado por email. Me dijo “lo he encontrado por ahí y he pensado que es perfecto para ti”. Cuando fui a mirar la primera vez habían treinta o cuarenta dibujos, y ahora ya hay más de cuatrocientos.

He pasado la tarde viendo uno por uno todos los enlaces de la lista de participantes, he escogido los veinte que más me han gustado y me los he traído para acá.

Debajo de cada dibujito está la dirección del blog de su autor. (más…)

Read Full Post »

Arturito era un señor que, al parecer, nunca creció lo suficiente. Vivía en un portal viejo, de esos que huelen a orines porque hace siglos que no les dieron una mano de pintura, y cada mañana salía tirando del armazón de un carrito de la compra en el que llevaba, bien atados con una cuerda, una carpeta grande de puntas raídas y un maletín de madera.

Arturito nunca saludaba a nadie. Se conoce que le daban miedo las personas nuevas y solamente se acercaba a dar los buenos días al droguero y a la gente de la misma edad que su mamá, siempre y cuando se le cruzaran al paso. Los niños tampoco le caían en gracia porque hablaban alto y le levantaban dolor de cabeza. Por suerte, Arturito era soltero y no tenía hijos. (más…)

Read Full Post »