Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 mayo 2006

Conozcan a Cucurucho

Les presento a Cucurucho —también conocido como El Autito o La Araña Roja—, nuestro coche.

Cucurucho, aparcado y tranquilo en Sitges

No es nuevo ni nada, tiene un montón de años y nos costó 600 euros (una ganga), pero nos lleva a donde queremos ir sin tener que dar explicaciones de nuestra vida ni de lo que nos ha pasado, ni insistir en que sí, que la silla también viaja.

Esta foto se la saqué ayer a la tarde en Sitges, población situada a 42 km. de Barcelona, muy agradable para pasear cuando aún no es completo verano.

Hacía mucho tiempo que no había vuelto por allí y justo ayer, en el blog de Silvana, leí este post y recordé cómo me gusta a mí andar por Sitges. De manera que le pregunté a Xavi:

—Bombón, ¿podemos ir a Sitges?

Entonces él, que es persona de gran corazón y sentimientos delicados, murmuró varias cosas por lo bajo.

Pero no lo suficientemente bajo, así que estoy en condiciones de reproducirlas para información de todos ustedes: que si ¡vaya, lo que faltaba!, que si ¿cuándo?, que si ¿ahora?, que si ¡tengo cosas que hacer!, que si qué cruz, qué cruz, que si supongo que sabrás ir…, que si ¡qué pesadilla, qué remedio, en fin!, y todo eso. Lo normal en una pareja entregada al amor. Pero al final fuimos y lo pasamos muy bien, que es de lo que se trata.

Por mi parte, aproveché que llevaba la máquina de fotos y le hice una a nuestro querido Cucurucho —recién aparcado— para que puedan conocerlo.

 

Anuncios

Read Full Post »

Hace mucho calor.
No soporto el calor.

No soporto el sol. No soporto el aire húmedo y terco, fugado del plato de sopa de un ogro gigante. Cuando llega el verano y llega como éste, quemando por anticipado, sé que los meses de julio y agosto voy a ser un alma en pena.

Y no, no voy a la playa, no soporto la arena abrasándome las plantas de los pies. No soporto a la gente con la epidermis marrón como bistecs a la plancha. No soporto las pelotas de colores, los gritos de nene ven acá no te metas más adentro.

No soporto el verano. Es más, el verano me enferma porque soy de enero, soy de los Alpes, soy de la hierba fresca, soy de la semioscuridad, soy del atardecer en la cima, soy del musgo.

El calor me funde.
El mediodía me termina.
El año pasado el estío y su infame delegado, el horno crematorio de margaritas invernales, casi acaban conmigo.

(Horror, horror. ¡Que alguien haga algo!)

Read Full Post »

Iván y Victor

El 4 de Junio de 2005, mientras Xavi y yo nos encontrábamos en Caldes de Malavella festejando la boda de unos amigos, en Barcelona ocurría otra cosa de la que nos enteraríamos al día siguiente por medio de una llamada telefónica.

Un suceso que conmocionó a muchos por aquellos días y que nos hizo juntarnos a todos los amigos para verificar que aún seguíamos siendo los mismos. Una historia que el taxista con el que fui al trabajo el lunes posterior, no quiso creerme.

Ahora, durante toda esta semana, se está celebrando el juicio. (más…)

Read Full Post »

Lirios azules

Lirios azules. Como los de Van Gogh. (más…)

Read Full Post »

Acabo de enterarme que el Papa tiene un astrónomo. Un astrónomo que es, además, el conservador de la colección de meteoritos del Vaticano (sí, así como lo oyen, yo todavía no salgo de mi asombro), y que dice convencido que si crees que Dios creó el mundo en seis días, lo llevas claro:

EL ASTRÓNOMO DEL VATICANO CRITICA EL CREACIONISMO COMO UNA FORMA DE PAGANISMO

The Scotsman – Viernes, 5 de mayo de 2006

"La creencia de que Dios creó el universo en seis días es una forma de paganismo supersticioso", dijo ayer el astrónomo del Vaticano, Guy Consolmagno.

El hermano Consolmagno, quien trabaja en un observatorio del Vaticano en Arizona y como conservador de la colección de meteoritos del Vaticano en Italia, dijo que en la sociedad moderna se ha desarrollado un "mito destructivo" en el cual la religión y la ciencia se ven como ideologías rivales. (más…)

Read Full Post »

Como loco

Bajo por las escaleras del metro. Corriendo. Paso el ticket por la máquina canceladora y casi llego al andén, pero no. Me detengo unos pasos antes. Hay gente tocando. Una pareja. Ella parece enfebrecida y lleva una bufanda verde de mohair alrededor del cuello a pesar del calor. Está sentada en el suelo. Toca un violín.

Él parece el hijo de un potentado. Viste con esmoquin y le cae el cabello revuelto sobre la frente, como si se hubiera escapado de una fiesta con piscina a toda prisa. Tiene todavía el azúcar de alguno de esos cócteles rosados en su labio superior. Toca una flauta travesera. (más…)

Read Full Post »

Doce

Muchas veces me pregunto
qué podríamos hacer
para volver a ser lo que conocimos de nosotros.
Para volver
a espiarnos desde habitaciones separadas.
Para seguirnos en silencio
y alegrarnos de tener nuestras sílabas apunto

(todavía). (más…)

Read Full Post »

Older Posts »