Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 julio 2007

La mirada de Nancy

Hay cosas que uno cree que jamás van a suceder, que jamás van a volver a la realidad de una forma palpable. Cosas que parece imposible poder ver de nuevo con otros ojos que no sean los del recuerdo.

Justamente eso era lo que me pasaba a mí hace algo más de un año cuando escribí este relato. Lo hice desde la memoria, desde el pasado más literal, desde el ayer más lejano y nostálgico de todos; sin considerar, ni siquiera como una posibilidad remota, que mi muñeca y yo un día tuviéramos oportunidad de volver a compartir un secreto o a planear una fuga juntas. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

Estadística

De todas las personas que me rodean (amigos, conocidos y curiosos) que nunca leyeron este blog pero que sí tuvieron a bien interesarse por mi librito y alguno de ellos incluso comprarlo, sólo el 2,78 % —cifra encarnada en mi querida amiga Begoña— manifestaron alguna señal positiva hacia el contenido del mismo. Lo cual me lleva a pensar que a ninguno de los otros les hizo la menor gracia.

Xavi, que ya terminó su trabajo de loco y ahora se dedica a hacer encuestas por teléfono y a tocar gratis en fiestas particulares de gente rácana, opina que para tener certeza de ésto habría que preguntar a mis lectores primero. Sin embargo, un profesor de composición que tuve una vez me dijo (y creo que estaba en lo cierto) que si cuando muestras tu obra nadie te hace el más mínimo comentario sobre ella, siempre es mejor no preguntar para no llevarte mayores disgustos. (más…)

Read Full Post »

El 15 de Enero pasado me compré uno de los tres únicos libros que me quedan por leer de Enrique Vila-Matas. No he podido empezarlo antes porque un miedo súbito y atroz a terminarme todas sus obras me atenazaba.

Hace escasas horas he logrado vencer ese terror, he cogido por fin el ejemplar que continuaba sobre mi mesita de noche, donde lo puse desde que lo traje a casa, y sólo puedo decir que es un inmenso placer lo que proporciona su lectura y que dentro de tres días —calculo— lo habré terminado y estaré sumida en una terrible desazón intelectual que me llevará querer escribir más y mejor y saber, ya de antemano, que no va a ser posible.

Por suerte, ya conseguí una Nancy idéntica a la que tuve en mi infancia y ella me consolará de mi recién adquirida conciencia sobre la estrechez literaria que me oprime.

Por otra parte, ya solo serán dos los libros que me queden por disfrutar de este autor, y para eso sí que no hay ni habrá nunca consuelo.

(Hasta que vuelva a publicar, supongo.)

Dios le conserve la salud a Vila-Matas.

Read Full Post »