Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 diciembre 2011

Encuentro en mi casilla de email un mensaje con el siguiente asunto (escrito exactamente así): Felices Fiestas!!! Te desea, Taller Literario Equis.

No es raro, a menudo me llegan comunicaciones de charlas, cursos, conferencias, presentaciones y eventos varios relacionados con la literatura, que normalmente borro sin detenerme mucho en su contenido.

Pero éste, no sé, será porque ando interesada en todo últimamente, me da por abrirlo y leo: (más…)

Read Full Post »

Dijo Victor Hugo…

«Hay algunos hombres misteriosos que no pueden ser sino grandes. ¿Por qué son estos hombres grandes en realidad? Ni ellos mismos lo saben. ¿Lo sabe acaso quien los ha enviado? Su talla forma parte de su función. Tienen en la pupila una visión terrible que nunca los abandona. Han visto el océano como Homero, el Cáucaso como Esquilo, el dolor como Job,  Babilonia como Jeremías, Roma como Juvenal, el infierno como Dante, el paraíso como Milton, al hombre como Shakespeare, a Pan como Lucrecio, a Jahvé como Isaías. Ebrios de ensoñación e intuición en su avance casi inconsciente sobre las aguas del abismo, han atravesado el rayo extraño de lo ideal, y éste los ha penetrado para siempre… Un pálido sudario de luz les cubre el rostro. El alma les sale por los poros. ¿Qué alma? Dios.»

Read Full Post »

Tiempo de Adviento

Sentada frente a la corona de Adviento que acaba de armar, Milagros piensa en sus hijos. Poseidón, Neptuno, Nereida.

Nereida, 1973 – 1987. La segunda en orden de nacimiento y la primera en abandonar este mundo.

Poseidón y Neptuno, según se mire, tienen mejor suerte: aún están vivos.

Milagros ha aprendido que el Adviento es un tiempo de reflexión y de espera. Ella, esperar no espera mucho a excepción hecha de la llegada del Señor. Pero sí reflexiona. También reza. Sobre todo por el alma de la niña accidentada, que ella supone todavía en el Purgatorio. (más…)

Read Full Post »

Volver

Creo que ya va siendo hora de volver a este blog.

Atrás quedaron muchas vivencias y algunas personas que, sobre todo, me hicieron tomar conciencia de algo muy valioso: me hicieron ver que soy capaz de contar con oficio una historia. Da igual si en realidad no lo pensaban así, si fue todo una burla, una broma, un juego. Lo importante es que yo les creí, creí en sus palabras y crecí en ellas.

Antes de 2004 yo escribía en folios, en cuadernos de papel o en documentos de word; podía escribir a mano, a máquina o como fuese, no tenía preferencia. Pero en cuanto comencé a publicar en este sitio, este fue mi verdadero y único hogar de la escritura, el lugar donde mejor supe ordenar las ideas y darles forma, donde por fin me atreví a tener lectores. (más…)

Read Full Post »