Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31/03/12

Nada le gustaba más a la gente de hace cuarenta años que una onomástica, un cumpleaños, un nacimiento, unas vacaciones de verano. No había otra cosa que se viviera con más entusiasmo en la década de los 70 que unas Navidades. Ningún momento era más adecuado para saludar amablemente a un amigo que la convalecencia de una apendicitis. Celebrar, felicitar, recordar, acompañar en la distancia, eran todas ellas acciones acabadas en «ar» que despertaban un alegre fervor en las personas. Y para cada una de estas ocasiones, existía una tarjeta postal.

La tarjeta postal, ese rectángulo de cartulina tan al alcance de todos los bolsillos, era la mejor manera de comunicar las buenas nuevas y los deseos de felicidad en un tiempo en que las palabras escritas podían constituir un obsequio en sí mismas. La gente era adicta a regalar unas letras. Grandes y pequeños, padre e hijos, abuelos y nietos todos sin excepción tomaban pluma, bolígrafo o lápiz y desataban en una tarjeta ilustrada su ramillete de sentimientos. El día del padre, el día de la madre, un fin de semana en el extranjero (cuando «al extranjero» no iba nadie), cualquier pequeña variación en la rutina diaria era motivo para usar, admirar y hacer disfrutar al prójimo de una tarjeta postal. (más…)

Anuncios

Read Full Post »